Hablemos de infidelidad.

Sí, de infidelidad. De eso que tantos dicen que nunca perdonarían. … Y, entonces bajan la cortina y no lo abordan con su pareja.

Entonces, no bucean en las causas de fondo que condujeron a eso…

Entonces, no lo enfocan desde el Nosotros…

Entonces, se quedan en que hay un solo culpable y una sola víctima.

Entonces, la víctima se ancla en un lugar de dolor y compasión de sí misma, teniéndose lástima, llenándose de rencor, e incluso disminuyendo cada vez más su autoestima.

Entonces, el o la culpable se aleja, su sentimiento de culpa es enorme. También se defiende, o justifica. La impotencia frente al dolor que provocó es devastadora…

Entonces… entonces….

No se trata nada más que de “perdón, borrón y cuenta nueva”.

Se trata de ser valientes, de darle la oportunidad al Nosotros. De descubrir entre los dos qué se dañó en esa unidad, y porqué se dañó. De darse la oportunidad de entender qué pasó, qué los llevó a ese extremo.

Y, sobre todo, hablar y comprender que detrás de la conducta reprochable de uno solo hay un llamado de atención, hay pedidos de amor sin explicitar, hay ojos cerrados, hay oídos tapados, hay falta de comunicación, hay heridas anteriores y posteriores…

Vale la pena reencontrarse. Vale la pena el perdón. Vale la pena pedir ayuda para empezar de la mano otra vez.

Se puede volver a Ser Nosotros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .