Tenemos presente que el reconocimiento es el resultado de una nueva manera de mirar a nuestros seres queridos. Desde sus logros, sus cosas positivas, sus esfuerzos por superarse. Mirar todo alejándonos de lo que a veces tan bien nos sale que es ver lo que falta, lo que no está hecho, lo que está incompleto. Y, un paso más, aprender a expresarlo, a regalarle al otro el reconocimiento en un gesto, en una palabra.
Ahora te invito a un poquito más…
Desde una mirada positiva y amorosa hacia tu interior, animate a descubrir:
Algo que, en la cotidianidad, no extraordinario, hace más feliz tu vida porque está dado y hecho… Tal vez ese sabor a hogar, esos olores que extrañás y te hacen falta, esos sonidos que te hacen bien, esa estabilidad. Y todo eso es atribuible al otro, a tu amor, a tu compañero, y no solés registrar porque está, porque es una pacífica presencia siempre. Y está gracias a tu amor. Y eso hace tu vida más fácil, más plena.
Registralo, primero en tu interior, encontrándote con ese sentimiento de plenitud.
Y anímate a formularlo y expresárselo como gratitud a tu amor en forma de regalo, de reconocimiento…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.